Crítica - Domadores

Actualizado: ene 2


Bienvenidos, Arrrowers. JSenKai presentándose para una nueva critica. En esta ocasión ha caído en mis manos una obra de @MalissaCS llamada "Domadores", que, si uno se fija en los números, es aceptable decir que tiene considerable fama. Es decir, estamos ante una historia de notable popularidad. Esta historia tiene una pinta de fantasía y magia, con criaturas mitológicas-mágicas. Una historia narrada en tercera persona y de capítulos cortos. Por desgracia, lo que aquí se va a criticar será solamente lo que está en Wattpad.

Empezaré haciendo una importante anotación: esta autora debe ser lectora de Harry Potter o le dio una ojeada en algún momento. Es claro que tiene una cierta calca de ese mundo mágico, pero cambiando el enfoque. Aquí la magia va de la mano con habilidades especiales vinculadas con los elementos. No hay colegio, sólo un internado. Y lo que parece ser una conexión con sus mascotas —o compañeros animales— al estilo de Avatar de James Cameron y Eragon. (Espero no cobren derechos de autor por esta mención). Además de que tiene un tono de cierta candela y maduro. Y antes de entrar en detalles, vayamos a la sinopsis:

«Desde tiempos inmemoriales, todos los chicos de entre 7 y 18 años con habilidades especiales son llamados a asistir al internado Morsteen, una institución seria y privilegiada que los forma según sus poderes para que sirvan al régimen el día de mañana.

María a sus 16 años ya pensaba que jamás lograría adentrarse en ese ansiado lugar, pero sorprendentemente sus dones han comenzado a aflorar y su madre no ha tenido más remedio que dejarla marchar.

Una vez dentro ella tratará de encontrar su hueco entre los que controlan la tierra, el aire, el agua y los Domadores, un selecto y reducido grupo capaz de cosas asombrosas, entre ellas conectar con los dragones.

Ingenua y con demasiadas ganas por encajar, no se dará cuenta de que se está adentrando en un mundo tan increíble como escalofriante. Un internado lleno de mentiras, peligros y secretos, donde las personas nunca son lo que parecen y están dispuestas a todo para no ser descubiertas».

Debo iniciar siendo franco: la sinopsis es muy prometedora, pero lo que la autora entrega como resultado "final" es decepcionante por variedad de razones. Lo primero es el formato tan corto de los capítulos, tanto que deja fuera muchos detalles y eso provoca que la historia se sienta vacía. Además de que termina afectando muchas cosas de la narrativa, ejemplo, la acción se siente demasiado rápida y en ocasiones provocan confusión. Y aquí pongo un ejemplo:

Los personajes, María y Bruno, de pronto les toca hacer algo, y ni siquiera sabemos en qué momento fueron a la montaña ni cómo llegaron allí. Es una escena que deja demasiados cabos sueltos e impide el disfrute de la lectura. Cómo estos ejemplos:

Así, nada más, sin decirnos que el personaje Óscar estaba por ahí, vigilando a los chicos. Y dejando muchos detalles narrativos fuera. O explicando la sensación de Nataniel mientras se movían hacia el lago, sintiéndose en una nube y cuando menos lo espera... Bueno, se entiende. Es decir, le faltan descripciones sobre el lugar, las acciones, el aspecto de los muchachos, etcétera. De hecho, olvide todo respecto a las características físicas de los personajes. Inclusive, cuando menciona a las criaturas, lo hace así, sin más. No nos da nada de información que nos permita imaginar a las maravillosas bestias. «Pero tiene un catálogo de criaturas», dirán muchos de ustedes, incluido la autora. Sí, lo tiene, pero es deficiente. No incluye más que unos detalles demasiado simples, no se explaya y menos ahonda en la información de estos animales. E inclusive si fuera detallado, dudo que los lectores —lo hablo por experiencia— quieran andar revisando el catálogo cada capítulo para imaginarse a la criatura.

Es hora de hablar de los personajes, y empezaré con el villano en turno; Gael. No conocemos absolutamente nada de él, a excepción de que es un verdadero idiota. Y no hablo de actitudes, sino de inteligencia. Ataca un lugar sin siquiera saber si lo que busca está ahí. No sabe manejar las situaciones, le falta autoridad —y a pesar de eso le tienen miedo—. En fin, el peor villano que pueda existir.

Los protagonistas, la pareja de hermanos Jaquinot y Calonge. «No, no, ellos no son los protagonistas», protestan mucho. Pero sí, básicamente la historia se fija más en lo que hace el grupo popular. En sus problemas y lo que hacen. Seré honesto, la razón por la cual odio las telenovelas es que siempre muestran detalles de personajes secundarios o que no tienen mucha importancia en la historia, en vez de centrarse en la trama principal. Y eso pasa con Domadores, se centra en otros que no son María. Ciertamente tienen cierta repercusión, pero eso no significa que deban tomar el papel principal y dejar a María como una segundona.

Ahora bien, por desgracia no puedo explorar mucho a la variedad de protagonistas debido a que, la propia longitud corta de los capítulos, no proporciona la suficiente información para entenderlo del todo. Y menos para admirar la evolución —forzada, violenta, brusca— de ellos.

Vamos pues con María Bergasa, para reivindicarla como la principal. La chica "tonta", "despistada", "ignorante" y demás adjetivos calificativos negativos. ¡Poesía pura! Pero, son cosas que en realidad no debería de ser. Y es que es absurdo que ella desconozca el mundo al que entra, sobre todo cuando su madre fue parte de ese recinto conocido como "Internado Morsteen". Sabiendo eso, y que la propia directora de la institución fue a pedir a la protagonista; ¿por qué la madre no le explicó, en ese mismo momento, las cosas más básicas del funcionamiento del lugar? ¡Es más! La autora pudo aventurarse a realizar un capítulo para meter en contexto a los lectores sobre el mundo que relata la autora. Explicar los grupos que había en el colegio, la aparente guerra que existe, y hablarle de muchas otras cosas más. Pero no, envía a la pequeña a una guerra y sin fusil. Esta absurdidad rompe la verosimilitud del relato y debo decir, con pena, que no existe una excusa para que las cosas sucedan así.

Bruno Jaquinot: el chico medio buena onda del grupo. Chico que se preocupa y sobreprotege a su hermana. Y al parecer, suertudo con las chicas.

Nicole Jaquinot: de ella en realidad no sé que decir. Tiene sus secretos, su forma de hacer las cosas. Quizá muy atrevida y dispuesta a hacer hasta lo imposible para demostrar que no es una princesa indefensa.

Claudia Calonge: la chica ninfómana del grupo, a pesar de su corta edad —17 años—, que tiende a la sensualidad y a la bisexualidad, además de ser mala. Es un personaje que no me convence del todo, pero es demasiado libertina con tal de fastidiar a su madre y de rechazar el destino de ser "señorita perfecta".

Nataniel Calonge: el chico tóxico. Sí, ese que aman todas: posesivo, celoso maniaco, de mecha corta, medio imprudente y... bueno, el chico que todas quieren tener.

La historia de ellos es simple: María llega al internado y sin poderes, pero se cree que pronto se manifestaran. La pareja de hermanos básicamente la tratan mal y nadie quiere a María por ser "anormal". Pero, cuando es necesario y se enteran de que la nueva si tiene poderes, deciden que puede ser parte del grupo, además de que en un santiamén el trato hacia ella cambia por completo. Difícil de creer.

María, con una frase, con una sencilla frase, después de no sé cuántos meses estando en ese lugar, recapacita. Son este tipo de detalles que dejan un mal sabor de boca, sobre todo cuando sabes que las cosas no cambian de un día para otro, de la noche a la mañana.

Lo mismo pasa con Claudia, pasar de ser vulgar y despreocupada a ser tan sensata en cuestión de horas. Inclusive Beatriz deja de lado la profunda y enraizada venganza cuando la hacen recapacitar la persona que alguna vez amó. Y ya que la mencionó, Beatriz es un personaje que puede tener más impacto del que ahora muestra.

Ahora, los últimos detalles. Empezaré con la obviedad. La primera es el papel que juega María en esta historia, ser la heroína que puede ser capaz de salvar a todos —inclusive resulta que es la última de un grupo, y yo creí que sería Domadora, porque todo era muy sugerente de eso—. Y que el amor entre esta chica y Bruno se daría. Hasta los del sistema solar Andrómeda lo notaron. Respecto a esta relación, el capítulo cuarenta y uno puede dejar al lector demasiado incómodo hacia el final, en ese enfrentamiento de María por saber qué había pasado entre Beatriz y Bruno. No es muy convincente que se desarrollen, así las cosas. Es muy caprichoso e inmaduro.

Un error imperdonable que se comete es que el narrador sea el primero en saber cosas, antes de que los personajes las mencionen. Por una parte, entiendo que el narrador en tercera persona sea parecido a un dios, pero es importante que uno como escritor ponga límites en lo que el narrador conoce. Otro detalle es la organización de la escuela, en especial la falta de autoridad y vigilancia. Además del acomodo de los alumnos, pues parece que aquí no van por cursos. No está escalado en años o semestres —primero, segundo, tercero, etcétera— cómo normalmente las escuelas lo hacen. Desconozco cómo funciona el internado, lo admito, pero, creo yo, que hasta ahí se organizarían así.

La relación que existe entre Nataniel y Nicole es la situación más extraña —después de la ignorancia de María— dentro de esta narrativa. Una relación de tipo amigo-novios que, para este autor, es algo desquiciante por otras razones que el amor en sí. Aquí dos ejemplos:

El primero sucede después de que se dieran un beso. Vamos, que preguntarse las razones de una actitud después de besarte con alguien es de lo más sin sentido. Básicamente se hace la tonta, pero no tiene razón ni gracia que lo haga.

El segundo ejemplo es el momento de la verdad. La puesta en cartas de Nicole para saber cuándo, cuándo existiría la posibilidad de que Nataniel le daría la oportunidad de aceptar una relación con ella. Cuánto tiempo era necesario para eso, y él se queda en silencio. Ella se va y después viene ese pensamiento. Esa reflexión que él no debería de plantear pues no es él quien está preguntando, quien mete presión para sacar adelante una relación. En pocas palabras, no existe una lógica válida para que pase eso. Y es más interesante aún —por tanto, más incoherente—, porque en el siguiente capítulo se lanza a golpes contra un tipo que tiene intenciones con Nicole. Y de nuevo te deja confundido y extraño.

Las relaciones que se dan aquí, exacerban el amor. Es decir, lo llevan a un límite tan exagerado que es demasiado rosa, tan dulce y tan tierno que parecen recién enamorados, y, cómo muchos sabrán, esta distante de la realidad.

Diré otros detalles, pero no profundizaré: las escenas "sangrientas" que son innecesarias. Ciertos detalles ortográficos y de puntuación que, con una leída detallada pueden corregirse. Hacer notas de autor dentro del texto entre otras cosas más.

Mi consideración final es que la autora debe frenar sus avances, volver a esta novela y reiniciar, volver a empezar de cero. Hay demasiados huecos que deben ser rellenados, hay demasiado avance que se siente pesado y los cambios/evoluciones de los personajes se vuelven bruscos y violentos porque no se puede apreciar a detalle, pero, sobre todo, distribuido a lo largo de la historia. Meter detalles y, sobre todo, secretos que sean más oscuros, porque ahora la historia es muy escueta, frágil, sencilla.

No dudo que esta historia tenga potencial. Ha llegado bastante lejos a pesar de los detalles que presenta. Y puede que quizá llegue más lejos si comienza a planear, a plantear y a formar desde cero todo lo que tiene pensado hacer para este universo que ha creado. Claro, como dije al principio, lo que aquí se critica es lo que tiene en Wattpad, así que esperemos que lo que está ofreciendo en Amazon sea mejor que lo que he criticado.

Sin más que decir, soy JSenKai y les deseo feliz escritura.

35 vistas1 comentario

Editorial Arrowy S.A.C.

Calle Guillermo Almenara 161

San Juan de Miraflores, Lima

Teléfono: (+51) 917407390

Horario de atención: Lunes a viernes de 9.00am a 5.00pm

Correo electrónico: info@editorialarrowy.com