google-site-verification=OlB-BYgDIopUXU5xSwKKbdgzM2MDsW-Leirz9tActgY

Reseña: La Última Pieza

Actualizado: oct 23


“Recuérdame… hoy me tengo que ir mi amor, recuérdame…”, no hay forma de leer “La Última Pieza” sin escuchar la tonadita de Coco en la cabeza. Es algo que viene de forma natural ya que estamos hablando de un mismo contexto, niños protagonistas y adultos que necesitan (o necesitamos) un empujoncito para tener fe, perdonarnos y mantener vivo el recuerdo de aquellos a los que amamos y que ya no nos pueden acompañar.


La novela de PJ León y Ana Matiano está centrada en lo difícil que puede ser la aceptación de la muerte para todos; niños y adultos, todos los que han perdido a algún ser querido y que saben lo difícil y sacrificado que puede ser superarlo.


Aquí, en esta novela corta, el autor mexicano nos presenta otra faceta de su narrativa, alejándonos del género de aventuras y espías, para darnos un relato emocional, sensible, sincero, delicado y muy familiar sobre la muerte y el amor.


"La Última Pieza" relata la historia de Ana, una niña tierna y talentosa que amaba bailar junto a su hermana mayor, pero luego de que ella muriera, Ana siente que la danza ya no la llena por completo y sufre mucho al hacerlo porque le recuerda a quien más amó. En el Día de Muertos, Ana participa de las celebraciones y festejos tradicionales para honrar a quienes se han ido a pesar de su dolor; sin embargo, no se siente segura de sí misma y de llevar a cabo la danza principal del evento del pueblo porque no puede evitar pensar en su hermana y cuánto la extraña. Durante el transcurso de la noche, un peculiar accidente hará que Ana conozca a un personaje serio y amargado con quien entablará una más que inesperada amistad que la ayudará a afrontar el padecimiento de su pérdida.


A pesar de tratar un tema tan triste y sombrío, como lo es la muerte, “La última pieza” funciona como una dulce y colorida guía para almas que buscan un consuelo en medio del dolor. La mezcla de inocencia y madurez le da el tono adecuado y fino a una trama que lleva la pena de protagonista. Y es en esta misma mezcla en la que se basa la narrativa de ambos escritores.


Aunque en algún momento cercano al final de la novela se puede traslucir un cierto pecado de rozar con lo cursi, la composición se siente hogareña y cálida, como cuando estás decidido a contarle un cuento a un niño antes de dormir sabiendo que podrá entender la magnitud de la solemnidad de la muerte y el no volver a ver o sentir a los suyos.


Creo que es exactamente aquí donde, al ser una novela corta, podría funcionar mejor como el principio de una serie de cuentos para niños, basados en las tradiciones mexicanas, donde se expongan temas de madurez para ayudarlos a comprender a los adultos y, a su vez, brindar un empujón a los adultos para ver las vicisitudes de la vida con la mirada de un niño. Podría ser un libro de cuentos muy útil para estos tiempos complicados en los que andamos.


Esta es una novela que se puede leer en un ratito, sencilla, pero con mucho sentimiento y personajes bien complementados que enamoran desde sus esquinas contrarias y su dolor en común. Dense un salto muy rápido por el link: https://my.w.tt/b7E3j5KzMab y disfruten de un Día de Muertos con un sabor tierno y dulce a México.

Editorial Arrowy S.A.C.

Calle Guillermo Almenara 161

San Juan de Miraflores, Lima

Teléfono: (+51) 917407390

Horario de atención: Lunes a viernes de 9.00am a 5.00pm

Correo electrónico: info@editorialarrowy.com